Get Adobe Flash player

MENSAJES


“No existen más mapas, no más doctrinas, no más filosofías. De ahora en adelante las direcciones llegan directamente del Divino. El curriculum está siendo revelado milisegundo a milisegundo, invisiblemente, intuitivamente, espontáneamente, amorosamente. Como uno de los monjes de Thomas Merton lo describe: “Entra en tu celda y tu celda te enseñará todo lo que hay que saber”. Tu celda. Tú mismo.”

Akshara Noor

Recent Posts

October 2014
M T W T F S S
« Jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Categories

-El Eneagrama- Autoconocimiento

 

eneagrama-1.jpg

El Eneagrama es un sistema tipológico de la naturaleza humana que contempla nueve tipos básicos de personalidad. Es una herramienta de autoconocimiento que reúne la sabidíría de corrientes filosóficas con la de tradiciones espirituales y religiosas. Es un modelo para comprender de forma profunda la estructura y la dinámica de nuestro Ser. No se trata simplemente de etiquetar a las personas, sino de encontrar caminos que nos ayuden a conocer en profundidad nuestra propio Ser, nuestra propia interioridad.

Ser feliz requiere un trabajo personal y el punto de arranque de dicho trabajo es el conocimiento de uno mismo. Muchas vidas fracasadas son la expresión del sufrimiento interior, por lo cual muchos trastornos son en realidad retos para la búsqueda de una vida orientada al ser y al sentido. Quien se conoce a si mismo tiene muchas posibilidades de ampliar sus horizontes, sus propias fronteras personales y triunfar en la vida. Pero llegar a conocerse a si mismo es mucho más que mirarse al espejo. El eneagrama es una forma práctica para lograr este objetivo. Es un camino más para profundizar en los aspectos rígidos y flexibles de nuestra personalidad.

 

baile-sufi.jpg

 

 Traído por maestros Sufis, hoy en dí­a el eneagrama se ha vuelto algo importante para la búsqueda de la esencia humana, logrando ser muy utilizado en la llamada psicologí­a transpersonal ya que mezcla comportamientos psicológicos (los nueve arquetipos humanos) y el espí­ritu como unicidad del ser. El modelo del Eneagrama se aplica para delinear los procesos cosmológicos y el desarrollo de la conciencia humana. Se trata de un diagrama, de una estrella de nueve puntas, que puede ser utilizado para trazar el proceso de cualquier acontecimiento, desde su principio y a través de todas las etapas de progreso de dicho evento en el mundo material, pero el enfoque es psicológico y está aplicado al estudio del carácter humano.

El propósito principal del eneagrama es descubrir el tipo al que pertenecemos cada uno, descubriendo así­ nuestra compulsión y aprender a trabajar sobre ella, a fin de lograr en definitiva nuestra libertad, sanación y acercamiento a Dios. Es un viaje de autoconocimiento. La compulsión tí­pica de una personalidad se experimenta como una fuerza bá¡sica que nos conduce como una fijación a reaccionar de manera irresistible especialmente cuando permanece escondida, sin reconocer por nosotros mismos. Todo ello debido a ciertas pautas o mandatos asimilados e introyectados en nuestra infancia. “Nunca confí­es en nadie”. Si no tomas el poder, lo perdiste.” Lo mas importante es ocultar los sentimientos. “No estamos en un mundo perfecto”. “Yo no valgo”, “No soy digno de ser amado”, “No merezco amor”. Es como la imposibilidad de llegar a ser lo que somos auténtica y verdaderamente.

El descubrimiento de esta compulsión supone una ruptura de la estrategia defensiva cuidadosamente escondida que una persona ha desarrollado para su propia seguridad y una existencia significativa. Cuando esta fuerza o compulsión que nos dirige no ha sido enfrentada directamente tiene gran influencia en las decisiones que tomamos sobre los que tenemos o no que hacer y cómo pensar en nosotros mismos en relación con los demás

LOS NUEVE RASGOS

eneagrama-personalidad.jpgEl Eneagrama de la Personalidad es una herramienta muy poderosa que nos provee de una enorme cantidad de material descriptivo con el cual podemos trabajar sobre nosotros mismos. Nos suministra una guí­a para el descubrimiento y aceptación de nuestras mayores limitaciones, si existe primero un propósito de trascenderlas, y nos faculta la respetuosa comprensión de las de los demás. Al mismo tiempo nos orienta hacia los lugares donde se encuentran nuestras más grandes potencialidades y talentos que en gran medida continúan sin desarrollarse. En última instancia, el propósito fundamental de este sistema es el de lograr un conocimiento de sí­ que nos permita salirnos de la espiral del sufrimiento y auto-engaño en que nos encontramos parcial o totalmente sumergidos repitiendo el mismo guión una y otra vez cosechando resultados muy similares.

 El Eneagrama de la Personalidad, basado en la auto-conciencia y auto-observación es uno de los métodos más claros y precisos que hay para entendernos a nosotros mismos y por ende para entender la forma como los demás se ven a sí­ mismos y el punto desde el cual gira su estrategia vital. Nos apoya para relacionarnos desde la compasión y el entendimiento, permitiéndonos sostener lazos más fuertes y comprometidos y una mejor y más efectiva comunicación.

Los Eneatipos son: La Ira, Orgullo, La Vanidad, La Envidia, La Avaricia, La Cobardí­a, La Gula, La Lujuria, La Pereza.

pasiones-y-fijaciones.jpg

 

“Potencialmente, en cada uno de nosotros están todos los elementos y las calidades del ser humano, las semillas de todas las virtudes y de todos los vicios. En cada uno de nosotros está el criminal potencial y el santo también potencial o el héroe. Es una cuestión de diferente desarrollo, de valoración, de elección, de control, y de expresión.”

La palabra eneagrama se deriva del griego ennea, que significa nueve, y grammos, “puntos”. El Eneagrama como ya dijimos está representado por un diagrama -estrella de nueve puntas-, que toma la forma de un cí­rculo dividido en nueve partes iguales. Estos puntos están ligados entre sí­ por nueve lí­neas -la fuerza está en las diagonales-, en un determinado orden, y expresan la ley de tres en su unión con la ley de siete.
De estas dos leyes universales, tal vez la más importante ya que participa de todos los acontecimientos, es la que Gurdjieff llama la “Ley de Tres”. Según esta ley toda manifestación es el resultado de tres fuerzas que pueden llamarse activa, pasiva y neutralizadora, o más sencillamente: primera fuerza, segunda fuerza y tercera fuerza

Roberto Assagioli- The Acto of Will

Esta trinidad arquetí­pica está presente en todo: las tres fuerzas unificadas en el primer paso del “rayo de la creación”, en algunas religiones del mundo: Brahma, Vishnu y Shiva; también Padre, hijo y Espíritu Santo, y desde el punto de vista psicológico el vínculo-función Padre-Madre-Hijo.

La ley de siete también da cuenta de por qué cuando algo comienza no continúa ad infinitum: un dolor sede en intensidad, la lluvia cesa…
Esta ley nos muestra que en la naturaleza no hay lí­neas rectas. Existe una desviación de fuerzas.De estas dos leyes surge el mandala circular llamado eneagrama.
gurdjieff.jpgSe le atribuye a Gurdjieff la responsabilidad de haber acercado las enseñanzas contenidas en este sí­mbolo a occidente. Cuando él fundó en 1922 el “Instituto para el desarrollo armonioso del hombre”; entre las tareas y actividades que proponí­a contaba con las enseñanzas del eneagrama.
  Es un mapa del universo, y una herramienta para el autoconocimiento, no solo en el aspecto psicológico sino también en el aspecto esencial o espiritual del ser humano. El decí­a que “el eneagrama puede ser vivido a través del movimiento”. Los alumnos de Gurdjieff estudiaban danzas derviches y tení­an un eneagrama-mandala trazado en el piso y por indicación de él realizaban movimientos -danzas sagradas- desplazándose sobre el diagrama numerados del 1 al 9 y en los puntos de encuentro giraban uno alrededor del otro.

(Either JavaScript is not active or you are using an old version of Adobe Flash Player. Please install the newest Flash Player.)

El eneagrama, sí­mbolo universal de lo Absoluto, del “movimiento perpetuo” forma parte del Misticismo Sufi. Gurdjieff acompañado por un conjunto de amigos que se llamaban a sí­ mismos “buscadores de la verdad”, se dirigía, apenas pasados los veinte años, hacia el Oriente, errando por Asia Central y llegando hasta regiones tan distantes como Etiopí­a y las Islas Salomón. Durante estos viajes estuvo indudablemente en contacto con cí­rculos esotéricos de varias órdenes islámicas, sobre todo la Sarmouni y la Naqshbandi…. Gran parte de sus enseáanzas pueden rastrearse hasta estas fuentes sufies, en especial la “Hermandad Sarmouni”.

 Justamente a esta “Hermandad Sarmouni” se le atribuye el origen de estas enseñanzas simbolizadas en el eneagrama que datan de tiempos remotos y que Gurdjieff se ocupó de hacer conocer en Europa desde su Instituto en Francia.
Continuando con la reseña histórica sobre este conocimiento aparece en escena Oscar Ichazo (1931- boliviano)
oscar-ichazu.jpgAlgunos indicios hablan de que Oscar Ichazo fue miembro de una escuela Sufí­ en Afganistán, y que después de recibir sus enseñanzas la abandonó para regresar a a La Paz, Bolivia.
Recibió influencias de la escuela de Gurdjieff a través de algunos discí­pulos suyos que lo instruyeron en diferentes temas
En el prólogo del libro “Carácter y Neurosis”;una visión integradora, Claudio Naranjo, cuenta como después de volverse en su camino de búsqueda, hacia el sufismo y de formar parte de un grupo bajo la guía de Idriesh Shah, fue invitado por un grupo de compatriotas chilenos a conocer a un maestro espiritual -Oscar Ichazo- que habí­a bebido de las fuentes de aquel “Cristianismo esotérico” que Gurdjieff llamaba “El cuarto camino”

 

“La personalidad condicionada conduce a una interferencia organí­smica,eneagramas-naranjo.jpg la interferencia organí­smica lleva a una disminución de la experiencia de ser,la disminución de la experiencia de ser conduce a ilusiones, a las “pasiones”, y perpetuar la personalidad condicionada; y así­ sucesivamente.
Claudio Naranjo – Carácter y Neurosis, una visión integradora – Prólogo, página 37

El eneagrama además entre otros aspectos propone que, en cada uno de nosotros predomina un rasgo principal de carácter; estructurado por una “pasión” dominante o aspecto motivacional, y una “fijación” o distorsión cognitiva pertenecientes al “centro emocional inferior” y al “centro intelectual inferior” respectivamente.

La interacción de estos dos centros con un tercero llamado “centro instintivo” da como resultado un proceso que podrí­a describirse como: una interferencia de la “pasión” en el “instinto” bajo la influencia continua de una percepción cognitiva distorsionada o “fijación”.

Claudio Naranjo dice en relación a la “pasión”:
“La palabra “pasión” es apropiada para referirse a las emociones inferiores no sólo porque existen en interdependencia con el dolor (pathos), sino también por su connotación de pasividad”. Y en relación a la “fijación” agrega: “…sugiere la idea de que es por la perturbación cognitiva por lo que nos quedamos “enganchados”, siendo cada fijación, como si dijéramos, una racionalización de la pasión correspondiente. Si bien las pasiones son el núcleo primero de la psicopatologí­a del cual emergió el campo de las fijaciones, de acuerdo con esta visión, en el presente son las fijaciones las que estructuralmente sirven de base a las pasiones”.

Mirar dentro de nosotros y poder reconocer este rasgo principal de nuestra personalidad nos permite poder iniciar un camino para liberarnos de nuestras ataduras y condicionamientos.

 

eneatipos-3.jpg

Gurdjieff habla en sus enseñaanzas del cuarto camino en ralación al hombre como alguién que está “dormido”, un autómata, un “hombre máquina”. El dice “Pocos seres humanos tienen alma. Ninguno tiene alma al nacer. Se debe adquirir un alma. Quienes no lo consiguen mueren; sus átomos se dispersan, no queda nada”
A través del trabajo “sobre si” Gurdjieff se propone desestructurar a este “hombre máquina”, este “ego falso” para salir de ese estado de sueño-ilusión.

Según las visiones de Gurdjieff e Ichazo la personalidad-carácter es la integración de cinco “centros”, donde un ser plenamente desarrollado habrá puesto en funcionamiento -despertado- los dos centros superiores llamados “centro intelectual superior” y “centro emocional superior”, dando lugar junto al “instinto puro” a lo que denominamos “esencia”; en contraste con el “centro intelectual inferior”, el “centro emocional inferior” y el centro “motor” o “instinto” (según Gurdjieff e Ichazo respectivamente) conformando la “personalidad o carácter”

Veamos ahora un resumen de las caracterí­sticas de cada eneatipos:

eneagrama.jpg

 Tipo. UNO. La Ira (Perfeccionista, Juzgador)

ira.jpgFijación: Rabia
Pasión: Ira

Se trata de una ira muy reprimida y elaborada, trasformada en crí­tica, exigencia y juicio, tanto a sí­ mismos como a los demás Las personas que pertenecen a este tipo no son abiertamente coléricas sino todo lo contrario: muy controladas, perfeccionistas, utilizan la virtud como forma de poder. Se sienten ética y moralmente superiores al resto. Manifiestan una oposición básica y permanente contra la realidad, siendo capaces de detectar el más mí­nimo defecto o imperfecciónn cuanto a su vista se expone. Se creen los poseedores de la verdad. Persiguen altos ideales a los que se entregan concienzudamente. Su permanente tensión exagerada autoexigencia, les impide relajarse y disfrutar de los placeres. Porque siempre está preocupadí­simo de sus muchos deberes y tareas inconclusos. Son rí­gidos, poco espontáneos y frí­os al contacto. Suelen ser muy delgados hasta avanzada edad.

Desea: Tener razón todo
Se ve a si mismo: Como alguien necesario por su sentido del deber y perfección
Se queja: De que no lo valoran lo suficiente y que casi siempre tiene razón.
Su tentación es: Ser perfecto, creerse excesivamente obligado a perfeccionar todo.
Programa mental: Yo estoy bien si soy perfecto, Tú estás bien si eres perfecto
Comportamiento compulsivo: Rigidez, control de las reacciones
Huye de: Enfado, rabia, ira.
Dicotomí­a: Correcto-incorrecto, bien-mal, quiero-debo

En la infancia: Frecuentemente de muy jóvenes se vieron obligados a ejercer funciones de adulto. Auto-crí­ticos y auto-exigentes con más responsabilidades de las que correspondí­an a su edad. Se vieron con imposiciones morales, religiosas o laborales muy rí­gidas. Se les forzó a reprimir emociones.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Ayudarles a aceptarse y a bajar su auto-exigencia. Poner especial atención a su lado sentimental/quisquilloso. Que sientan su dureza cuando están en eso. Generarles un clima cálido y de aceptación. Evidenciar su auto-sacrificio en función de otros.

Eneatipos: El Dos
orgullo.jpgTipo Dos: El Orgullo
Pasión: El Orgullo

Fijación: Superioridad entendido como incapacidad de reconocer el propio sufrimiento. Grandes relacionistas y triunfadores sociales, son personas que niegan sus propias necesidades y se vuelcan generosamente en satisfacer las necesidades de los demás. Esto los hace sentirse superiores al resto. En su interior son muy orgullosos y prepotentes. Son muy seguros de sí­ mismos, brillantes, serviciales, complacientes, con una gran intuición para saber qué es lo que los demás necesitan. Son muy empáticos, emocionales y seductores. Les gusta disfrutar de los placeres y que no limiten su idea de libertad. Se prostituyen por amor y se rodean de desvalidos. Manipulan con la emoción pueden ser muy histriónicos. Es un tipo muy femenino y bastante común en nuestro medio. Alguien que define la felicidad como el llegar a ser amado. Maneja una dualidad que de entrada suena a contradicción pero no lo es: es alguien con una gran auto imagen y una pobre autoestima, porque es absolutamente dependiente de los demás de quienes espera le reconozcan qué persona más maravillosa es.

Teme: No ser querido por los demás.
Desea: Que lo quieran.
Se ve a sí­ mismo: Como alguien que ayuda a todos mucho más de lo que le ayudan a él
Se queja: De que no le correspondan.
Su tentación es: Ayudar a toda costa.
Programa mental: Yo estoy bien si me agradeces y me halagas, Tú estas bien si me agrades y me halagas
Comportamiento compulsivo: Represión negación de sí­ mismo y sus necesidades
Trampa: Adulación
Huye de: No ser querido

En la infancia: A menudo se identificaron con sus padres y pronto ejercieron de pequeño papá o mamá. Crecieron con la idea de servir al otro y que de ese modo se ganaban su cariño. Complacientes y cumplidores. Niños precoces que llamaban la atención y eran el orgullo de su familia. Muy afectados por las crí­ticas.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Difí­ciles: “se salen del juego”. Les carga ser confrontados en su mentira. Cuando se hallan desesperados por el exceso de caos (generalmente por la situación de pareja), son más accesibles

Enatipos: El Tres
vanidad.jpgTipo tres: La Vanidad
Pasión: Vanidad, Falsedad

Fijación: Eficacia: Se trata del apego a la propia imagen. Supone una identificación con la parte más superficial de la personalidad, la máscara, negando aspectos más profundos y espirituales, por lo que en su interior existe un gran vací­o. Es un tipo eficiente, capaz y pragmático. Es ambicioso, competitivo, muy preocupado por la imagen social de éxito. Encantador y atractivo, actúa según se espera en cada situación de forma camaleónica. Es muy activo y trabajador, al punto de llegar a presentar problemas de adicción al trabajo. Vive en la falsedad y en la superficialidad. Maneja mucha ansiedad y angustia, un desasosiego permanente. Necesitan acaparar no sólo la atención sino la admiración de el entorno y hacen cualquier cosa para lograrlo. Viene siendo el estereotipo del winner gringo: el triunfador que no es él sino lo que sabe, lo que hace o lo que tiene. Un exponente perfecto de lo que está de moda en la sociedad donde se desenvuelve.

Teme: EL fracaso, la ineficiencia y ser rechazado por ello.
Desea: El éxito y ser aceptado a toda costa.
Se ve a si mismo: Como alguien con gran valí­a digno de admiración deseo.
Se queja: Soy superior a los demás y por eso me tiene envidia.
Su tentación es: Ser capaz de lograr lo que se propone a toda costa y compitiendo.
Programa mental: Yo estoy bien si piensas que soy el mejor, Tú estás bien si piensas que soy el mejor.
Comportamiento compulsivo: Acorde con la imagen que desea proyectar de triunfador.
Trampa: La vanidad.
Huye de: Fracaso
Dicotomí­a Exito-fracaso, progresar-trepar

En la infancia: Se les valoró exceso por alguna de sus cualidades o se les forzó a desarrollarlas. Esperaban permanentes elogios y gratificaciones. Se les inculcó competitividad, buscando ser reconocidos como buenos en todo lo que participaban.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Evidenciar su afán de hacerse cargo de todo el mundo y de la atmósfera de las situaciones grupales o familiares. Observar su constante tensión y su “sentirse a cargo”. Sentir más el cuerpo. “Dar vuelta la cámara” (el foco hacia adentro).

Eneatipos: El Cuatro

envidia.jpgTipo Cuatro: La Envidia (Melancólico, romántico)
Pasión: Envidia, Celos.
Fijación: Melancolí­a.

Puede soportarlo todo, excepto una sucesión de dí­as anodinos.

Es la tendencia a compararse siempre con los demás y salir perdiendo. Los cuatro no son capaces de apreciar sus virtudes y cualidades y creen que lo mejor está fuera. Esto los lleva a la insatisfacción queja frecuente. Son hipersensibles muy en contacto con su mundo interno emocional. Se sienten especiales y diferentes, poseedores de una capacidad de apasionamiento y emotividad más profunda de lo normal. Son muy Intuitivos, creativos, graciosos, refinados e intensos, sobretodo en cuanto a demostración de sentimientos de tristeza. A este eneatipo pertenecen muchos artistas porque poseen una gran capacidad para percibir la belleza y la mayor preocupación es ser ante todo, alguien muy original. En su interior se sienten vulgares, defectuosos y con una autoestima muy baja. Sufren muchí­simo y tienden a autocompadecerse. Buscan que los quieran provocando lástima, por lo que suelen rodearse de “salvadores”.

Teme: Que los demás los vean vulgares, defectuosos, incapaces o corrientes.

Desea: Llegar a comprender sus propios sentimientos y emociones.
Se ve a sí­ mismo: Alguien de gran sensibilidad que los demás no comprenden.
Se queja: Que los demás no son capaces de comprender sus sentimientos. Que todo le sale mal y no tiene quien le quiera.
Su tentación es: Encerrarse en su mundo emocional
Programa mental: Yo estoy bien si siento fuertes emociones, Tambien si sientes fuertes emociones.
Comportamiento compulsivo: Sublimación artí­stica
Trampa: Ensimismamiento
Huye de: Lo vulgar, de lo corriente, la monotoní­a

En la infancia: De niños se sintieron (real o imaginariamente) abandonados o rechazados por su/s padre/s. No tuvieron un modelo de identidad de quien aprender y se ensimismaron buscando su auto-identidad atrés de las emociones y las fantasí­as. Buscan el afecto de otros adultos ajenos a la familia. Solitarios, sensibles y rebeldes silenciosos.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Evidenciar su apego al drama y cuestionar sus axiomas dramáticos. Quererlos. Si tiene sentido del humor, hacerle reí­rse de sí smo(a). No tomarles en serio sus declaraciones melodramáticas, bajarlas de lo general a lo especí­fico.

Eneatipos: El Cinco

avaricia.jpgTipo Cinco. La Avaricia (Observador, Acaparador)
PasiÃón: Avaricia
Fijación: Ahorro

Es el miedo a quedarse sin nada y a depender demasiado del mundo. Se sienten demasiado vulnerables. Tienen miedo a que se invada su espacio o intimidad, por lo que tienden al aislamiento social. Son acumuladores de conocimientos, sobre todo los especí­ficos de una materia concreta que despierte su interés. Observan el mundo con su mente analí­tica pero sin implicarse. Muy introvertidos, poco expresivos o emocionales. Ariscos y desconfiados, son tacaños en lo material y en lo personal, pero cuando dan son auténticos (no manipulan). Pasan fácilmente del mutismo a aburrirte con extensos discursos cuando se plantea un tema que dominen. Poseen gran inteligencia y capacidad de sí­ntesis, resultan demasiado abstractos y alejados de la practicidad. Corresponden al estereotipo del profesor distraí­do y para ellos las relaciones sociales, familiares, de pareja y hasta filiales son vistas como pesada carga a sobrellevar, así­ que generalmente optan por llevar vidas solitarias y aisladas del mundanal ruido. El doctor Jhon Nash de la película laureada, Una Mente Brillante, es un Eneatipo cinco clásico.

Teme: Ser aniquilado, anulado, aplastado por los otros.
Desea: Comprenderlo todo, tener la certeza de que domina la situación
Se ve a sí­ mismo: Un inteligente y perspicaz observador que ve más allá que los demás
Se queja: De que no es fácil comprenderlo.
Programa mental: Yo estoy bien si no siento, Tú estás bien si no me haces sentir, Yo estoy bien si soy quien te rechaza, Tú estás bien si soy yo quien te rechaza a ti, antes que tú a mí­.
Comportamiento compulsivo: Aislamiento, retiro (retirada) e introyección
Trampa: Avaricia, acaparamiento, acumulación
Huye de: Vací­o carencia

En la infancia: Parten de una fuerte sensación de inseguridad ante los demás provocado por amenazas o castigos. Su mecanismo de defensa se desarrolló tomando consciencia permanente de la amenaza que potencialmente suponí­an los demás. Coleccionistas natos (hasta lo más raro). Solitarios, lectores y clasificadores. Tuvieron pocos amigos y estos poco comunes independientes y crí­ticos. Evitan el enfrentamiento fí­sico. Serios, se sienten controlados e ignorados.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Recomendarle seguir su impulso en vez de rumiarlo interminablemente. No tomarlo en serio. Responden muy mal a la presión al cambio. Estimularlo a reconocer lo que desea y a buscarlo activamente

Eneatipos: El seis

el-miedo.jpgTipo SEIS: LA COBARD͍A . (Servidor, inseguro)
Pasión: Miedo, cobardí­a
Fijación: Duda, temor

Falta de orientación interna que provoca duda crí­tica y mucha ansiedad. En su interior se sienten asfixiados por el miedo: a equivocarse, a expresarse… que puede llegar a paralizarlos. Se distraen imaginando desgracias o contratiempos para estar asi preparados ante cualquier eventualidad. Es el tipo civilizado y trabajador, cumplidor del deber, respetuoso con las normas. Son personas poco conflictivas, aunque el subtipo sexual puede ser muy asertivo, desafiante y rebelde, caso en el cual se le distingue como el Seis contrafóbico. Son muy fieles a sus relaciones y a la autoridad y defensores de los débiles. Buscan ambientes donde las reglas están bien establecidas, con figuras de autoridad claras. Se sienten seguros perteneciendo a toda clase de grupos homogéneosos. A los partidos polí­ticos, a las congregaciones religiosas, a las agremiaciones de todo tipo, a los equipos de fútbol… Se ven a sí­ mismos como personas leales y comprometidas. Lo son y así­ se comportan, mas suelen ser incansables criticando a quienes no cumplen las normas.

Teme: Que los rechacen, ser abandonados, que nadie quiera estarcon ellos, quedarse solos.
Desea: Estar preparado y de ese modo tener seguridad.
Se ve a si mismo: Como persona simpática en la que se puede confiar.
Se queja: Cumplo las órdenes y se puede confiar en mi, los demás no son así­.
Su tentación es: Depender de alguien. Someterse para estar seguro.
Programa mental: Estoy bien si me ves como autoridad. Esta bien si me ves como autoridad. Estoy bien si soy rebelde, está bien si me aceptas siendo rebelde.
Trampa: Autovalidarse.
Huye de: equivocarse.
Dicotomí­a: Sumisión, rebeldí­a.

En la Infancia: Debido a la poca valoración familiar, buscan con su actuación el reconocimiento de la autoridad familiar para recibir el premio de la felicitación aunque internamente se muestran rebeldes para demostrarse a si misma su valí­a y estima. Buenos amigos de los amigos. Sienten una constante de peligro. Buscan grupos para defenderse de los demás y se someten al jefe. También Pueden ser en momentos mandones, cí­nicos y sarcásticos con los inferiores.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Tienen un afán por “quedar bien” y ser “buenos”: hacerles tomar contacto con sus posibilidades de ser “malos”. Proyectan como locos aquello que no se atreven a sentir. Lograr que se conecten, sacarlos de la cabeza. Lograr que suelten el control. Enseñarles a acercarse gradualmente a lo que temen y verificar la realidad de sus fantasí­as.

Eneatipos: El Siete

la-gula.jpgTipo SIETE: LA GULA. (Inestable, disfrutador)
Pasión: Gula, Glotonerí­a
Fijación: Planificar

Es una necesidad de mantener abiertas todas las opciones. Más que un exceso de cantidad de una sola cosa, es una tendencia a probarlo todo en la búsqueda constante del máximo placer. Tienen una mente ágil, asociativa y planificadora y pueden vivir en la fantasí­a de múltiples proyectos que luego no llevan a cabo porque abandonan cualquier propósito al primer inconveniente que aparezca. En su interior existe mucho miedo a aburrirse porque el aburrimiento significa empezar a conectar con el dolor. Son alegres, extrovertidos y polifacéticos. Charlatanes compulsivos, embaucadores, seducen con sus palabras y su viva inteligencia. Manipuladores y enamoradizos, los del subtipo sexual suelen ser bastante promiscuos. Cuando conectan con el dolor y la culpa se hunden. Les gusta rodearse de gente “fascinante”, anticonvencional (como ellos) que mantenga su nivel de entretenimiento.

 

Teme: Sufrir, padecer, aburrirse.
Desea: Ser feliz en todo momento.
Se ve si mismo: Que son felices, encantadores y el alma de toda reunión
Se queja: Soy feliz pero podrí­a serlo más si tuviera todo lo que deseo.
Su tentación es: Idealizar su satisfacción
Programa mental: Yo estoy bien si esto y contento, Tú estas bien si me haces sentir contento
Comportamiento compulsivo: No comprometerse para poder ir y venir. Huir de la monotoní­a y de los compromisos.
Trampa: Programas para no quedarse sin salida.
Huye de: Sufrir, aburrirse, comprometerse.

En la infancia: Se han sentido privados del afecto materno (real o imaginario), teniendo que buscar disfrute para compensar la carencia afectiva. Traviesos y aventureros. Buscan constantemente la compañí­a de otros. Suelen conseguir lo que quieren. Sueñan desde muy niños con autonomñi­a y libertad.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: En un buen clima y con humor puede ver sus mecanismos. Importante hacerlo “quedarse con” lo que siente.

Eneatipos: El ocho

la-lujuria.jpgTipo OCHO. LA LUJURIA. (Justiciero, avasallador)
Pasión: Lujuria, venganza
Fijación: Represalia

Es la intensidad en todas las acciones y emociones, no sólo en el ámbito sexual. Viven con gran apasionamiento cualquier situación lacentera (comida, bebida, sexo…) y no placentera (enfrentamientos, disputas, etc.). Son agresivos, seguros de sí­ mismos, dominantes. Suelen mostrar una actitud intimidatoria tendente a la humillación y la infravaloración de los demás. Lí­deres natos, mantienen en mente la idea de hacer justicia pero aborrecen a la gente que perciben de él. Son rebeldes, luchadores, impulsivos, exhibicionistas y arrogantes. En ellos existe una gran diferencia de comportamiento dependiendo de su grado de ilustración subyaciendo siempre la agresividad, no es lo mismo un eneatipo Ocho con formación académica que otro hecho la escuela de la vida o sea guerreando, donde existe un predominio de la acción sobre el pensamiento o el intelecto. Tienen poca conciencia de su mundo interior, toda la energí­a está al servicio de no conectar con la culpa y el sentimiento de indefensión dependencia que están el fondo de este carácter.

 

Teme: Que alguien los domine.
Desea: Creer en sí­ mismo
Se ve a sí­ mismo: Fuerte, poderoso, capaz, que puede con todo y con todo.
Se queja: Que la gente se aprovecha de él y su esfuerzo.
Su tentación es: La justicia. Creerse excesivamente responsable de ejercer y exigir justicia.
Programa mental: Yo estoy bien si soy quien manda, También si dejas que quien mande sea yo.
Comportamiento compulsivo: Protesta, imposición prepotencia, envalentonamiento. Atacar para defenderse.
Trampa: La venganza justiciera.
Huye de: La debilidad y la vulnerabilidad.

En la infancia: Debido a cualquier causa (separación abandono, desatención desarrollan un fuerte rechazo, aprendiendo a fortalecerse y endurecerse para protegerse, ejerciendo presiones exitosas para salirse con la suya. Solitarios, controladores y detectores de las debilidades ajenas. Agresivos fí­sica y verbalmente.

ESTRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Validarle su capacidad de ser honesto y directo (rara vez le ocurre que se la validen). Es importante hacerlo sentirse aceptado. Validarle su inocencia, su espontaneidad. Que aprendan a detectar cómo se meten en situaciones en que no respetan su sensibilidad.

Eneatipo: El Nueve

pereza.jpgPasión: Pereza, acidia
Fijación: Indolencia

Es la resistencia a profundizar en uno mismo. Este tipo vive anestesiado con respecto a sí­ mismo, desconectado de sus propias emociones y pensamientos, intentando mantener inconsciente todo lo que pueda despertarlo de su “narcotización” existencial. Es el tipo sobreadaptado, conformista y bondadoso, aparentemente tranquilo. Alguien de quien se dice “no tiene personalidad”. Tiene mucha dificultad para las confrontaciones directas y suele transigir demasiado o minimizar los conflictos por mantener la paz. No está en contacto con sus propias necesidades y suelen vivir la vida a través de la de otros, volcándose en proyectos ajenos. Desde cierta visión, puede observarse en el tipo Nueve un compendio desdibujado de las otras ocho personalidades. Ello ocurre porque en aras de “no tener problemas con nadie”, es la persona que por la mañana está de acuerdo con alguien y por la tarde con otro, así­ entre ambos haya diferencias siderales de opiniones.

 

Teme: Tener que separarse. Desea: Que lo quieran y se mantengan unido a él/ella. Estar tranquilo.
Se ve así­ mismo: Como una persona tranquila, serena y relajada y que todo está bien y no hay por qué preocuparse.
Se queja: De que los demás le presionan y quieren cambiar.
Su tentación es: Olvidarse de si mismo y acomodarse como sea. Programa mental: “Estoy bien si juego a tu juego”, “Estás bien si me dejas jugar a tu juego”.Comportamiento compulsivo: Pasar de todo, que nada perturbe su tranquilidad.
Trampa: Indolencia
Huye de: Los conflictos.

En la infancia: Recibieron una gran protección y llegaron a identificarse plenamente con sus padres. No aprendieron a ser ellos mismos necesitando a otra persona de la que depender para manifestar su identificación. Buenos chicos. Buscan estar bien con todos, se retiran de las riñas y discusiones. Se sienten insignificantes e ignorados.

STRATEGIAS TERAPÉUTICAS: Conectarse con el cuerpo y con cuidarse. Que observen cómo “bajan el volumen” de sus sentimientos y sus situaciones. Detectar el continuo olvido de sí­ mismo en función de cualquier otra necesidad de otro. Lograr mostrarle su desesperanza (que se conecten con ella y con sus pocas ganas de vivir) como un mecanismo y no debido a razones objetivas. Conectarles con el sentido y propósito de vida. Evitar a toda costa presionarles.

——————————————————————————————————————–

EL ENEAGRAMA DE LAS IDEAS SANTAS

Pérdida del Ser e Ideas Santas

ali-almaas.jpg

A.H.ALMAAS

La mayorí­a de nosotros creemos que la realización espiritual es un asunto de ser más felices, más libres y más nobles, mientras retenemos los trazos básicos y las categorías de experiencia de nuestra visión familiar de la realidad. Dicha actitud subyace a la convicción popular de que el “trabajo de crecimiento,” incluyendo el trabajo psicológico, puede conducir a la transformación espiritual. Dicha convicción refleja la falta de comprensión de que los paradigmas básicos de nuestra cosmovisión, que determina nuestra experiencia cotidiana, forman parte intrí­nseca de la red de la ignorancia que nos ata a la experiencia egótica.

“Hasta que no experimentemos directamente la transformación espiritual, no entenderemos realmente que dicha transformación implica unos cambios tan radicales en nuestra experiencia de nosotros mismos y de nuestro mundo que no se trata simplemente de un asunto de convertirse en un individuo transformado; debemos reconocer, en su lugar, que la realidad que se alcanza es algo que no puede limitarse mediante nociones como “individuo” y “mundo.” Los auténticos principios y categorí­as de experiencia que consideramos como verdades incontrovertibles se ven transformados. Aquello que experimenta una transformación radical es concretamente nuestra visión de lo que realmente existe, así­ como el modo de su existencia. Dicho de otro modo, la liberación espiritual es un asunto de la propia experiencia y percepción que se desplaza a otra dimensión de la existencia que tiene su propia perspectiva, y esta dimensión además se convierte en el centro y base de la experiencia.” H.A.Almaas 

eneagrama-color.jpg

“La enseñanza de que las fijaciones surgen como consecuencia de la pérdida de las Ideas Santas va mucho más a fondo que la comprensión convencional psicodinámica que relaciona los patrones psicológicos con las experiencias formativas tempranas. Trabajar con el Eneagrama sólo a nivel psicológico nos deja trabados en dicho nivel psicológico. Trabajar con el Eneagrama como parte de un trabajo espiritual más amplio, sin embargo, conduce a una realización mucho más profunda de la verdad y, por lo tanto, a una liberación de los patrones de la personalidad que es literalmente inimaginable desde la perspectiva del ego”
“Mientas Naranjo veí­a el sistema desde la perspectiva de la psicologí­a, Almaas crea, con la misma validez, en su libro de investigación erudita desde la perspectiva de la ontologí­a, con su aguda mirada puesta en no perder de vista la meta definitiva de que cada una de las Ideas Santas es, en realidad, un camino perfecto y directo hacia el reconocimiento y, lo que es más importante, hacia la anamnesis que incluye las tres partes metafí­sicas del autorecuerdo, el autodescubrimiento y la autorrealización.

La más pura teorí­a del Eneagrama sostiene que La Virtud genuina del SER -del 8 al 7: Compasión, Amor activo, Serenidad, Humildad, Verdad, Ecuanimidad, Generosidad, Valentí­a y Moderación- no se autopercibe porque o está ella o está el ego que es el ducho para la auto-evaluación engañosa y/o, para la desenergetizante actitud del auto-escarnio.

 Ichazo considera el trabajo del Eneagrama de las Ideas Santas como algo necesario para liberarse de las fijaciones. Denomina a las Ideas Santas los “psicocatalizadores” necesarios para el trabajo de la “psico-alquimia.” Considera que el ego se desarrolla a causa de la pérdida de contacto con el Ser: “Cuando nos alejamos de nuestra perfección primordial, nuestra plenitud, o unidad con el mundo y Dios, creamos la ilusión de que necesitamos algo exterior a nosotros para nuestra plenitud. Esta dependencia de lo que es exterior, es lo que crea el ego del hombre.” (Bleibreu, 1982, págs. 9-10).

Una Idea Santa constituye una comprensión vivencial particular incondicionada, y por lo tanto objetiva, de la realidad. Por ejemplo, desde la perspectiva de una Idea Santa, la realidad se experimenta como unidad no-dual del Ser, y la pérdida o ausencia de esta Idea Santa conduce a la ilusión de la dualidad, que se manifiesta en la convicción de que definitivamente en la realidad existen objetos diferenciados. Existen nueve ilusiones especí­ficas que reflejan la pérdida o ausencia de las nueve Ideas Santas. Dichas ilusiones funcionan como los principios primarios de la existencia egóica. Cada ilusión o error forma el núcleo de un complejo psicológico, que consideramos como el centro de esta fijación concreta.

… el arquetipo representa el elemento auténtico del espí­ritu, pero un espí­ritu que no debe identificarse con el intelecto humano, puesto que constituye el spiritus rector de éste. El contenido esencial de toda mitologí­a y religión y de todo ismo es arquetí­pico. (Jung, 1959a, pág. 76).
Naranjo no examina, desde la perspectiva de las Ideas Santas, el punto de vista de que los enea-tipos reflejen la pérdida de contacto con el Ser. Su tratamiento de la relación entre los enea-tipos y la pérdida de contacto con el Ser se centra en el Eneagrama de las Pasiones, explicando cómo la pasión concreta que gobierna cada enea-tipo refleja y movimientos-del-eneagrama.jpgperpetua la pérdida de contacto con el Ser. Se trata de una enseñanza significativa y útil, y ya constituye un avance, en téérminos de orientación espiritual, sobre las publicaciones relacionadas con el Eneagrama que no acentúan la relación del ego con la pérdida de contacto con el Ser. Pero el análisis de Naranjo contempla la relación entre los enea-tipos y el Ser de un modo muy general. No muestra el porqué y el dónde se originan las diferencias entre los enea-tipos. Naranjo utiliza el concepto de Ser, o Esencia, de un modo muy general, sin hacer referencias a las diferentes formas objetivas de experimentarlos, como hace el Eneagrama de las Ideas Santas.

“Naranjo trabajó básicamente con el Eneagrama de las Pasiones que, evidentemente, es el nivel psicológico del sistema. Posteriormente Naranjo dio pie a excelentes visiones profundas y psicológicas sobre las pasiones y las fijaciones, así­ como su relación con la psique en su totalidad. De este modo creó una perspectiva totalmente válida para sus consiguientes investigaciones sobre los nueve tipos psicológicos o como los llamó Naranjo, de forma apropiada, los “Enea-Tipos.” También ha investigado el sistema como teorí­a del conocimiento o epistemologí­a. Ha dirigido sus investigaciones asimismo al punto de vista semántico del verdadero significado de los nombres de las Ideas Santas y apunta a una ontologí­a basada en ellas. En realidad, mi propia explicación ontológica del problema del ser en sí­ y del ser que es inestable y está en constante devenir se establece sobre la exposición de las nueve Ideas Santas, que poseen el poder innato de transformar y transmutar todo nuestro ser mediante la meditación y la contemplación, o en el modo de la “vida teórica” o vida contemplativa y su realización en la Entelequia o la Fuerza Primordial tal como se encuentran en el Libro Lambda (XII) de la metafísica de Aristóteles. “(O. Ichazo).

eneagrama-de-las-virtudes-1.jpg
Como sucede con otros conceptos de distintas escuelas este enfoque utiliza el Eneagrama con el propósito de un conocimiento directo y vivencial. No se utiliza anicamente para la observación psicológica y la tipologí­a, no se usa anicamente para guiar a las distintas prácticas espirituales, sino especí­ficamente para guiar y sostener una investigación abierta sobre la propia experiencia.

Las nueve ilusiones conforman la experiencia nublada y condicionada de nuestra existencia egóica, y, si vamos a trascender dicha existencia, todas deben ser reconocidas y vistas totalmente. El trabajo sobre nosotros mismos debe conducirnos a acceder al ámbito del Ser, puesto que es la alienación del Ser la causa fundamental que subyace a la experiencia egóica. Mientras que la elaboración psicológica constituye una parte necesaria del trabajo, ninguna medida de elaboración psicológica puede liberar al alma de la fijación del ego. En última instancia, debe emerger la Esencia y transformar la consciencia. Por dicha razón, el trabajo con el Eneagrama de la dimensión egóica, como con el de las Fijaciones y las Pasiones, no puede completarse en su totalidad, excepto si penetramos en las ilusiones que los subyacen, y dichas ilusiones no pueden penetrarse, sino es mediante la experiencia directa de las Ideas Santas. Únicamente esta experiencia directa de la dimensión del Ser, y su integración de modo que ilumine las ilusiones como ilusiones en lugar de en forma de verdades incontrovertibles, puede liberar fundamentalmente al alma de sus fijaciones.
Y estas son las ideas santas:

 

Punto Ocho: VERDAD SANTA

“La consciencia de que el cosmos objetivamente existe en este momento; de que su existencia es su propia definición, y de que prosigue, lo comprenda o no un individuo; y de que el individuo experimenta la verdad de la Realidad de un modo más completo cuando ve cada momento de un modo fresco, sin preconcepciones sobre lo que debe suceder.” -Ichazu,1972

La Idea Santa para el eneatipo Ocho es la Verdad Santa. Se refiere a la unidad de la existencia, e incluye y va más allá de la Esencia y del Absoluto.
La Santa Verdad lo incluye todo -hasta la culpa y la autoculpa. Lo abarca todo, sino no serí­a santa. La creencia en que algunas manifestaciones son santas y otras no, o de que algunas personas son elegidas por Dios y otras no, no constituye la Santa Verdad. La Santa Verdad elige a todas las personas: son su vida. Por ello se dice: “Lo buscado se convierte en el buscador.” La Santa Verdad en sí­ misma se manifiesta en forma de buscador en pos de la Santa Verdad. Por lo tanto, el viaje es un asunto del buscador encontrando lo que buscaba. Cuando sabemos esto, nos damos cuenta de que no hay necesidad de buscar.

Punto Cinco: SANTA OMNISCIENCIA, SANTA TRANSPARENCIA

La consciencia de que debido a que cada individuo esta í­ntimamente conectado con todo el cosmos mediante el funcionamiento de las leyes objetivas en el seno de sus cuerpos, de que no existe separación o alienación excepto en forma de alucinación mental. Puesto que las leyes cósmicas gobiernan todos los aspectos de nosotros mismos, no hay posibilidad de esconderse del Cosmos, o de eludir los resultados de los procesos naturales. Cuando lo comprendemos, estamos totalmente en paz con nuestro pasado.
-Ichazo, 1972

La Santa Omnisciencia es la Mente Universal, que constituye la multiplicidad de la existencia en el seno de la unidad descrita por la Santa Verdad. La Mente Universal incluye todo lo que existe en sus distintas manifestaciones, con todos sus colores, la riqueza y la continua transformación de la realidad.

Punto Dos: SANTA VOLUNTAD, SANTA LIBERTAD

El darnos cuenta de que la Realidad, movindose en una dirección y según leyes naturales fijas, fluye con cierta fuerza. El modo más fácil de manejar dicha fuerza es desplazarse con ella. Esta es la verdadera Libertad.
-Ichazo, 1972

…Cuando reconocemos que nuestra voluntad forma parte de la voluntad del todo, somos libres. Estar en total armoní­a y completamente fundidos con la Santa Voluntad es algo liberador. No existe oposición a lo que sucede, sino que, por el contrario, una completa bienvenida, puesto que nuestra voluntad y la del universo son una. Se trata del sentido de “Mi voluntad es Tu voluntad.” Estamos completamente en armoní­a con la voluntad de Dios, totalmente entregados a él.

Punto Uno: SANTA PERFECCIÓN

La consciencia de que la Realidad es un proceso, que tiene dirección y propósito. En el seno de dicho movimiento cada momento está conectado por el proceso de la propia meta, y por lo tanto es perfecto.
-Ichazo, 1972

“…, cada Idea Santa constituye una visión de la realidad desde una perspectiva sin ego. Desde el punto de vista de la Santa Perfección, si experimentamos la realidad tal como es, percibimos su perfección intrí­nseca. No podemos añadir ni quitar nada para hacer que esta realidad sea más perfecta; no hay que hacer nada con ella. De la Santa Verdad, aprendemos que la realidad es no dual, que todo lo que existe es una verdad indivisible. La Santa Perfección nos enseña que dicha realidad no es sólo un ahora indivisible, sino también absolutamente perfecta.

Punto Siete: SABIDURÍA SANTA,
TRABAJO SANTO, PLAN SANTO

La consciencia de que la Realidad existe como sucesión de momentos, cada uno de ellos experimentado como `el presente’, y que sólo existiendo en el presente podemos experimentar el constante despliegue del Cosmos. Sólo trabajando en el presente podemos llevar a cabo el trabajo real y conseguir resultados reales.
-Ichazo, 1972

La Idea Santa del Punto Siete es la Sabidurí­a Santa, el Trabajo Santo o Plan Santo. La Sabidurí­a Santa es, al igual que otras Ideas Santas, cierto modo de experimentarnos a nosotros mismos y a la realidad como un todo. Si poseemos la confianza básica y estamos presentes, nos damos cuenta de que existe una evolución, de que se produce una transformación, y de que hay un diseño especí­fico de esta evolución y transformación

 Punto Cuatro: ORIGEN SANTO

La consciencia de que todos los individuos han nacido a resultas de leyes naturales y objetivas y de que dichas leyes siguen operando a lo largo de sus vidas. Puesto que todas estas leyes están interconectadas, cada individuo tiene siempre una í­ntima conexión fí­sica con la Totalidad de la Realidad: el Cosmos. A partir de ahí­ surge la verdadera originalidad.
-Ichazo, 1972

Punto Nueve: AMOR SANTO

La consciencia que piensa que las leyes que gobiernan la realidad son objetivas y de que no son frí­as, puesto que dichas leyes cósmicas conducen inevitablemente a la creación de vida orgánica, y la Vida misma, como cualquier fenómeno natural, satisface un propósito cósmico. Tan pronto como se destruye el mecanismo de palabras de la mente, aparece el amor, la condición natural de la mente. El Amor empieza en el instante en que un hombre contempla la Creación y dice: “Gracias, Dios.” Todos los hombres experimentan esto de algún modo, ningún animal puede sentirlo. Sólo el hombre puede saber que todo proviene de Dios.
-Ichazo, 1972

“…el Amor Santo constituye el hecho de que la realidad objetiva posee la cualidad intrí­nseca de ser maravillosa y placentera; la cualidad intrí­nseca de amor. El Amor Santo es cualquier cosa amorosa y gozosa, cualquier cosa que no nos quepa más que admirar.

Punto Seis: SANTA FUERZA,SANTA FE

La consciencia de que el Cosmos es un mecanismo que se autoregula, que existe en un estado de equilibrio, y que mientras las leyes objetivas que gobiernan este equilibrio sean respetadas, un individuo puede estar en un estado de armoní­a con la Realidad, yendo hacia su propia plenitud personal. La Fe es una Idea Santa, no una creencia. Se trata de la certeza de que cada uno de nosotros posee una Esencia y que dicha Esencia, que proviene de Dios, pertenece a Dios.
-Ichazo, 1972

… la Santa Fe constituye la realización vivencial de que el ser es la realidad interna y la verdad interior de cada ser humano.
“…Por lo que la intuición profunda principal de la Santa Fuerza y de la Santa Fe es la de que la Esencia existe y de que es realmente nuestra verdadera naturaleza. El reconocimiento es el de que poseemos una esencia.

 Punto Tres: SANTA ARMON͍A, SANTA LEY,SANTA ESPERANZA

La consciencia de que no hay excepciones a las leyes naturales que gobiernan el Cosmos y de que dichas leyes son totalmente objetivas y de que operan como una unidad intercomunicada. La ley superior es la totalidad de la Realidad misma. La certeza en la objetividad y la total pertinencia de dichas leyes es la verdadera esperanza.
-lchazo, 1972

La perspectiva del Eneagrama de las Ideas Santas es la perspectiva de la visión de la realidad correcta y objetiva.

males-del-mundo.jpg

Y esto no es todo, puedes seguir investigando y aprendiendo y reconociendote.

Siempre en la paz

BIBLIOGRAFÍA:

-ENEAGRAMA 2001  http://groups.msn.com/ENEAGRAMA2001/eneagramas.msnw

-ENEAGRAMA DE LA PERSONALIDAD  http://www.personarte.com/eneagrama.htm

-DEL LIBRO: “FACETAS DE LA UNIDAD: EL ENEAGRAMA DE LAS IDEAS SANTAS” DE A.H. ALMAAS

-DISTINTAS OTRAS FUENTES TOMADAS DE LA WEB

Leave a Reply

Slideshow